ENTRADA $20 PESOS
¿Cómo son los Duendes?
¿Quién los ha visto?
Huasca un pueblo mágico
Venga a visitarnos
 

 

 
 
 
   

Las personas que montan a caballo saben que algunas veces, cuando se cabalga en el campo o por la calle, de repente el caballo se asusta y rehúsa continuar, cambia abruptamente de dirección o decide no pasar por ahí y simplemente darse la vuelta; otras veces sólo pasa por ese lugar si otro caballo -más valiente- se pone delante de él. También en un grupo, no sólo se asusta uno, sino que lo hacen todos, y entonces hay que cambiar de vereda. Sé que cuando un jinete se lo propone, logra hacer pasar a su caballo aplicando buenos cuartazos, además del uso de las espuelas, métodos que no nos agrada utilizar. Teniendo en mente todo esto, siempre me pregunto: ¿qué vio o qué presintió?

En algunos lugares del bosque, donde hay muchas hojas y ramas secas en el suelo, posiblemente hayan visto una serpiente (o imaginan verla), pero hay lugares donde el ojo humano no puede ver claramente. Esto les pasa también a los perros y a los gatos en nuestra casa, ven cosas que uno no puede ver. Los gatos se erizan, hacen un maullido raro y salen corriendo. Los perros empiezan a ladrar en el jardín o en un rincón de la casa con los pelos parados dirigiéndose hacía algo que uno no puede ver. Y no puedo decir que estén locos o haciendo un teatrito, aquí también hay que tener en cuenta que la sensibilidad óptica es diferente entre humanos y animales, por eso no podemos ver lo que ellos ven. Te invito a leer algunos relatos sobre estos extraordinarios seres.


Copyright 2006. Ecos comunicación